martes, 9 de septiembre de 2008

PECADO CAPITAL

Allá por el mes de Junio, me enteré de que estaba previsto que en Septiembre se estrenara una película histórica: LA CONJURA DEL ESCORIAL.

Fui a verla hace un par de días. La película en sí misma es bastante mala, sobre todo a nivel técnico. Hay un par de buenas actuaciones (J. Ormond ó J. Puigcorbè) y el vestuario, como casi siempre en las películas de época españolas, es maravilloso. Pero aunque la trama es históricamente correcta, lo cierto es que el doblaje es pésimo en casi todos los personajes (se trata de una co-producción), las escasas coreografías de lucha resultan penosas y un largo etc de detalles que hacen que la película no sea recomendable.

Esto en sí mismo suele ser aplicado a gran parte del cine español de corte histórico, aunque hay excepciones maravillosas, como ALATRISTE. Vamos, es un poco “más de lo mismo”, algo esperado.

Y sin embargo, yo quería, deseaba, ¡llevaba meses esperando que se estrenara la película!

El motivo es simple: los sucesos narrados en la peli son inmediatamente anteriores a lo que narro en la novela en la que estoy trabajando.

Puedo decir que el proyecto de la novela es anterior a mi conocimiento sobre la película. En realidad, nació a finales del mes de Marzo, durante un viaje a Lerma. Allí terminé mi segunda novela, HIJOS DE HERACLES, y nació este proyecto, en el que cuento la vida del Duque de Lerma. Este es uno de los personajes más importantes de la historia de España, logró firmar la paz con Inglaterra y los rebeldes de los Países Bajos. Pero a la vez, se enriqueció enormemente en un país que estaba en la ruina. No sólo él, también aquellos que lo apoyaban. Mientras tanto, un rey indolente se desentendía de los asuntos del gobierno. Y, por su parte, la reina intentaba reconducir la situación de acuerdo a lo que entendía que era lo correcto.

Todo esto crea un ambiente de intrigas políticas, asesinatos y venganzas. Y en ese contexto es en el que se mueve la novela, que puedo decir es histórica al 98%. De hecho, ahora mismo, cuando llevo 180 páginas escritas, algo más de 1/3 de la historia y algo menos de la mitad, llevo utilizados un total de 33 títulos como bibliografía. Algunos sólo los he utilizado para encontrar un dato que se me escapaba. Otros cuatro, sin embargo, forman la espina dorsal de la historia. Si sumamos las páginas de esos 4 títulos, sin contar el resto, suman más de 1500 páginas. Es agotador, pero la satisfacción es tremenda.

¿Y qué tiene que ver todo esto con la película? Pues que puedo imaginar ahora lo que siente un autor de quien llevan al cine una novela. Algunos de los personajes de la peli aparecen, aunque sean fugazmente por la diferencia temporal, en la novela, y verlos plasmados en la pantalla fue una sensación extraña, gratificante y emocionante. A partes iguales.

Os dejo aquí las palabras de introducción a la novela, por si queréis darle un vistazo:

Paréceme que mis días han pasado tan fugaces como las hojas que caen durante el otoño. Mas, si hago memoria, los sucesos se agolpan en mi mente mostrando ante mis ojos una vida abundante en honores, aunque colmada de sinsabores y desazones, pues sobre mis hombros descansó durante veinte años, al igual que si fuera un nuevo Atlas, el devenir del mayor reino cristiano que el mundo ha de conocer.


Muchas son las acusaciones que pesan contra mi persona en esta época triste, donde el caos parece haber dominado a los hombres, y los nuevos gobernantes del reino se lanzan a batallas perdidas y a la búsqueda de culpables de hechos que en poco o nada conocen, todas ellas falsas y guiadas por enemigos falaces que durante años persiguieron mi caída. Por ello, heme aquí, cuando los días con los que el Cielo quiso recompensarme han de estar, forzosamente, a punto de concluir, con pluma presta y sentidos aguzados, dispuesto a escribir mis memorias desde la casa de Valladolid en la que fijé mi residencia tras ser expulsado de la Corte. Pues esa fue la recompensa que yo, Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, I Duque de Lerma y Cardenal de San Sixto, el más voluntarioso y trabajador de los servidores del muy cristiano rey Felipe III, recibí tras años de velar por la figura de mi señor.


Quiera Dios que a lo largo de estas letras pueda mostrar a aquél que las lea que en el desempeño de mis muchos oficios fui siempre honesto y voluntarioso.


Que nadie se asuste, que la novela no está escrita en ese lenguaje. Sólo lo utilizo en un par de capítulos.

Por cierto, que el título de la novela es PECADO CAPITAL.

15 comentarios:

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Me encantará leerla.

Teo Palacios dijo...

Eso tiene fácil solución, Paco. Cuando la termine, te la envío para que le des un vistazo si quieres.

Eso sí, tenrás que esperar varios meses. Tardaré en tenerla lista al menos 5 ó 6 meses más. Y eso, contando con que todo vaya bien!

Susana Eevee dijo...

Hola Teo,

Desconocía que existiese esta película. Aunque comentas que es un poco floja, imagino lo emocionante que fue ver una interpretación en cine de la historia que tú estas narrando en papel.

Sé el enorme esfuerzo que supone recoger información sobre la época y consultar tanta bibliográfia. Pero ese ingente trabajo de documentación unido a tu talento para escribir, seguro que dará buenos frutos. ¡Ánimo Teo! Quedará una novela de grandísima calidad, no lo dudo. Y por lo que se ve, tocará un tema que suscita verdadero interés, ya que han hecho una película que comparte algunos acontecimientos históricos con tu obra.

Saludos!

Javier Márquez Sánchez dijo...

Esa novela promete, compañero, en serio. Y también yo me apunto ansioso a esa lectura. Conociendo tu prosa, estilo y honestidad creativa, seguro que el resultado no puede ser menos que extraordinario.

Por cierto, mi más sentido pésame por eso de tener que manejar bibliografía... jajaja. Oye, pero en serio, cuidado que engancha. Tras varios libros así he intentado romper y escribir uno empleando más mi imaginación que las fuentes, y ya estoy deseando de embarcarme en otro de carácter más "histórico".

Sea como fuese, ánimo y adelante.

Por cierto, ¿tienes ya oferta de alguna productora para la adaptación cinematográfica?

;-)

Teo Palacios dijo...

Hola, Susana.

Pues ya ves... llevo seis meses y no llevo ni la mitad escrito. Esto es con diferencia lo más largo y complicado que he comenzado. Calculo que tardaré al menos otros seis meses en terminar de escribirla, sin contar correcciones ni historias...

Y sí, fue muy curioso ver a algún personaje que aparece en la novela, como por ejemplo a Mateo Vázquez. Ver a una persona FÍSICA sobre la que estás escribiendo, es una sensación de lo más interesante. ;)

En cuanto a la calidad de la novela y que sea o no interesante... ¡Dios te oiga!

Besos.

Teo Palacios dijo...

Javi, feliz regreso!! Espero que esas vacaciones resultaran provechosas ;)


Estoy disfrutando mucho esta novela, supongo que será por la dificultad que conlleva todo el proyecto. Hay varias tramas paralelas y aunque al principio el desarrollo es algo lento, termina transformándose en una maraña de intrigas y asesinatos en los que unos buscan la caída de otros.

En fin, espero que la cosa acabe bien.

Ya te contaré.

Un abrazo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Teo. Increible, parece que tengo otro adversario historicista.

Que me place, voto a bríos.

Qué envidia poder termina una novela en un año. Cada uno con sus circunstancias, por supuesto. Ojalá tuviera yo más tiempo.

De todas maneras la parte de investigación y documentación es de lo más gratificante, en mi experiencia. ¡Hay tanto que aprender, aunque no esté de moda!

Un saludo

Roberto Marcos dijo...

No te preocupes por eso del lenguaje, a algunos lectores nos gusta regresar a la pluma de Cervantes, Quevedo y compañia. Ánimo, pues me encatará leerla.

Teo Palacios dijo...

Blas, yo también disfruto mucho con la investigación. Es un proceso que suele deparar sorpresas inesperadas, datos con los que no contabas y que enriquecen la ambientación, el personaje, la historia...

Mi primera novela la terminé muy rápido, en menos de 3 meses. Eso sí, le dedicaba muchas horas al día.

La segunda ya estuve prácticamente 1 año con ella.

Con esta, llevo 6 meses y no he llegado ni a la mitad... veremos cuanto tardo en terminarla!!! Es una historia muy compleja y que requeire muchísima investigación. Por cada 2 folios de escritura suelo pasar un día o dos documentándome antes, como media, claro.

Saludos.

Teo Palacios dijo...

Muchas gracias, Roberto. Y bienvenido.

Tengo un amigo que si te leyera decir que esto se parece al lenguaje usado por Cervantes y compañía igual te arrancaba la yugular, jajaja.

Lo cierto es que he tenido que suavizar mucho el lenguaje en esas porciones más "arcaicas". Si escribiera TAL CUAL escribían en esta época, la mayoría no entendería absolutamente nada. Créeme, tengo cartas originales y demás que dan dolor de cabeza sólo con mirarlas.

Muchas gracias por los ánimos. Ojalá puedas leerla impresa un día de estos... sería una magnífica señal!

Saludos.

Elisabet dijo...

Teo, te juro que cuando vi las paradas de autobus invadidas del cartel de "La conjura del Escorial", pensé en ti y en tu novela. Así que es mala... vaya, pues me ahorro verla, que me hacía cierta gracia.

Oye, los prólogos son lo tuyo :) ¡Este es soberbio! Qué bien manejado el lenguaje arcaico, y con cuánta corrección. Y ese inicio otoñal... Perfecto.

Bueno, duro con ella. Ya sé qué es querer adelantar y no poder más. En tu caso, con la documentación tan impresionante de la que has echado mano, se comprende. ¡Me asustas, Teo! ¿Cómo quieres que me anime a escribir novela histórica??? A lo mejor cuando me jubile!! ;)

Un beso,

Eli

Teo Palacios dijo...

Eli, lo peor que le puede pasar a una película es que te deje pensando que podría haber sido mucho mejor, y eso es lo que le sucede a esta.

La trama es interesante, pero se podría haber profundizado mucho más en las intenciones de unos y otros. De hecho, los motivos de cada uno no terminan de quedar muy claros...

Me alegra que te guste el prólogo de esta novela. Resulta muy curioso, pero es el estilo completamente opuesto al del prólogo de HIJOS DE HERACLES. Aquí el prólogo se basa en largas frases mientras que allá las frases son cortas y contundentes. Y sin embargo, este prólogo no ocupa ni un folio mientras que el otro son más dedos. Es algo que me llamó mucho la atención cuando los comparé. Lo lógico hubiera sido que el prólogo de frases cortas hubiera resultado más resumido que el de frases largas, pero ha sido todo lo contrario.

Y en cuanto a escribir novela histórica... ¡¡es un peligro!! Como empieces una... ya no quieres probar otra cosa!

Besos

JUAN dijo...

Hola, amigo,vengo a leer tu versión de la película, tal como te digo en el foro. Yo también la he visto y aunque encuentro algunos fallos, no la considero mala. El mundo del gusto es variopinto. Puedes leer mi opinión sobre el film en mi blog:
http://ellugardejuan.blogspot.com/2008/09/sinopsis-publicada-de-la-pelcula-la_19.html

Saludos. El tuyo,un blog que añado a mis listas

Teo Palacios dijo...

Buenas, Juan

A mi, la trama de la película sí me pareció interesante, aunque creo que es una versión muy parcial de lo que sucedió realmente. Por otro lado, no entiendo muy bien la historia de amor entre la morisca y el alguacil. En realidad, no aporta nada a la trama y son minutos de metraje que se podrían haber utilizado mejor. Para mi gusto, lo peor fue el doblaje. Me parece pésimo, en especial en el caso de jordi Mollá. Como digo, la trama, el vestuario, la ambientación y la música son bastante buenas. Pero en general, creo que podría haber sido mucho mejor.

Un abrazo, Juan y bienvenido!

JUAN dijo...

"Por otro lado, no entiendo muy bien la historia de amor entre la morisca y el alguacil"
¡Ja,ja,ja! Ni yo. Es lo peor de la película, y la interpretación de ella deja mucho que desear.
Bueno, pues costó un pastón hacerla.
Oye, Teo: he intentado dejarte un MP en el foro y no puedo. No me deja opción a escribir el nombre del usuario a quien va dirigido. Me gustaría poder contactar contigo e intercambiar opiniones.Si tú puedes poner MP y no te importa, déjame tu dirección electrónica y te escribo.
Gracias. Un abrazo.